Un Blog Pasado De Chorizo..


ahora si el chistesillo cruel
abril 23, 2009, 12:18 pm
Filed under: Uncategorized

Afrodisio se fue a confesar con el buen padre Arsilio. “Me acuso -le dijo- de haber fornicado con Pompilia Muchobusto”. Le pregunta el sacerdote: “¿No eres tú el esposo de Uglilia, esa mujer que todos dicen es la mujer más fea y antipática del pueblo?”. “Sí, padre” -responde con humildad el tipo. “Y Pompilia Muchobusto -vuelve a preguntar el confesor- ¿no es esa muchacha guapísima que todos voltean a ver cuando va por la calle?”. “Ella es, en efecto, señor cura” -responde Afrodisio algo apenado. “Entonces no te puedo dar la absolución -declara el padre Arsilio. “¿Por qué?” -se sorprende Afrodisio. Responde el sacerdote: “Porque tengo la absoluta seguridad de que no estás arrepentido”… Le pregunta el muchacho a su papá: “¿Dónde está mi madre?”. “En la vulcanizadora” -responde el señor. Inquiere el muchacho: “¿Se le ponchó una llanta?”. “No contesta el papá-. Se le ponchó la faja”… La adivinadora mira su bola de cristal y le dice al cliente: “Veo a tu padre. Está pescando truchas en el río”. “Se equivoca usted -sonríe burlonamente el sujeto-. Mi padre murió hace 10 años”. Sin cambiar de expresión replica la mujer: “El marido de tu madre murió hace 10 años. Tu padre está pescando truchas en el río”… Dos muchachas de la vida alegre comentaban sus experiencias de la noche anterior. Relata una: “Le pedí a un tipo 5 mil pesos por el rato y él me ofreció 200”. “¡Qué cinismo! -exclama la otra-. Y tú ¿qué hiciste?”. “Acepté el trato -responde la muchacha-. Con esto de la recesión no va una a discutir por peso más, peso menos”…

Le dice la profesora a la niñita: “Ya van tres veces en lo que va del mes que llegas tarde, Rosilita. La próxima tendrás que traer alguna explicación por escrito de tu papá”. “Se la traeré de mi mamá” -responde la pequeña. “¿Por qué de tu papá no?” -se extraña la maestra. Contesta la niñita: “Mi mamá dice que cuando mi papá llega tarde a la casa inventa unas explicaciones muy indejas”… Aquel sujeto enfermó de un raro mal viral. Los médicos determinaron que sólo un antivirus contenido en la leche materna podía salvarle la vida. Una altruista enfermera que estaba en período de lactancia se ofreció a aportar la medicina, la cual se debía administrar en forma directa y natural. Se puso, pues, a tomar su medicina el feliz paciente, y lo hizo en modo tan competente y fruitivo que suscitó impulsos de sensualidad en la enfermera. Poseída de urentes ansias lúbricas, le pregunta al hombre con acezante voz: “¿No le gustaría algo más aparte de esto?”. “Claro que sí -responde el individuo-. ¿De casualidad tiene unas galletitas?”…

espero que mis tres unicos y valiosos lectores no dejen de leer esta blog por causa de este chistesillo

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: